ALINEACION CON LA MONTA DE NEUMATICOS

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA ALINEACIÓN?
La alineación de ruedas consiste en restablecer su configuración geométrica, ajustar el mecanismo de dirección y los elementos de suspensión según las especificaciones del fabricante. El objetivo es que los neumáticos queden paralelos y se apoyen correctamente sobre el asfalto, lo cual evita que se desgasten de forma irregular y más rápida.
Una alineación adecuada garantiza que la dirección del coche sea estable y brinde una respuesta apropiada en las maniobras. Mejora la adherencia de los neumáticos a la calzada y mejora las prestaciones del vehículo, por lo que contribuye a la seguridad de los pasajeros.

¿POR QUÉ NECESITO REALIZARLA?
La alineación se puede desajustar si las ruedas se golpean, por ejemplo, al descender un bordillo o al atravesar un bache de forma abrupta.
Hay varias señales que te permitirán identificar una alineación incorrecta de las ruedas: si detectas una vibración al conducir, los neumáticos no vuelven a su posición tras girar, la dirección está dura o su comportamiento en las maniobras no es el habitual. También podrás observar que el volante no está del todo centrado cuando circulas en línea recta, o que si lo sueltas el coche tiende a desviarse.
Alinear las ruedas es una tarea de mantenimiento que alarga notablemente la vida útil de los neumáticos y previene fallos en los sistemas de dirección y suspensión. Además, procura la estabilidad direccional necesaria durante la conducción.

¿CADA CUÁNTO DEBE HACERSE?
Se recomienda solicitar un alineado de los neumáticos ante el menor indicio de desgaste irregular, es decir, si notas que una de las partes de la banda de rodamiento (la interna o externa) está más gastada que la otra.
En cada cambio de neumáticos se deberá proceder a alinearlos nuevamente, así como en caso de reparación o sustitución de otros elementos relacionados con el sistema de suspensión del coche, como pueden ser las rótulas y los amortiguadores.
Una correcta alineación de las 4 ruedas evita averías del coche y te asegura un comportamiento óptimo y las mejores prestaciones de tu vehículo. Además, favorece la adherencia, la seguridad vial, el rendimiento y el ahorro de combustible, reduciendo así las emisiones de CO2 del coche.
Una alineación correcta proporciona estabilidad direccional al vehículo, evita averías del coche y alarga la vida de llantas y neumáticos.
Además, contribuye a reducir las emisiones de CO2. Recomendamos comprobar la alineación al menos una vez al año y cada vez que vayas a comprar neumáticos nuevos.