Cinco puntos del coche a revisar frente a la ola de calor

Neumáticos, refrigeración, líquido limpiaparabrisas, aire acondicionado y temperatura del habitáculo, elementos a vigilar especialmente con calor excesivo.

En plena ola de calor, tener el vehículo en perfectas condiciones es de “vital importancia” para realizar con seguridad todos los desplazamientos que se efectúan durante los meses de verano.

Por esta razón, hay que  hacer hincapié en la necesidad de vigilar cinco puntos en el automóvil, especialmente con calor excesivo:

  1. Neumáticos: un exceso de calor en los neumáticos, sumado a un asfalto muy caliente, puede llegar a provocar un desgaste prematuro.
  2. Sistema de refrigeración: se puede producir un recalentamiento excesivo y, por lo tanto, rotura del motor. Hay que tener en cuenta que el líquido se oxida con el tiempo y pierde sus prestaciones. “Lo ideal es cambiarlo cada 2 o 4 años“. Sin embargo, habrá que hacerlo antes si no actúa eficazmente.
  3. Revisar el líquido del limpiaparabrisas: no afecta directamente al estado del vehículo, pero sí a la seguridad: mosquitos en el limpiaparabrisas, arena por todo el vehículo si se estaciona en zona de playa, tormentas propias de los meses de verano…
  4. Aire acondicionado: si no se ha usado durante todo el año, puede haber alguna sorpresa si se pone en marcha. Su falta de uso hace que falle y puede ser necesario una recarga del aire acondicionado. Asimismo, también puede surgir que haya un olor desagradable en el vehículo. Esto se debe a las bacterias que se han ido acumulando en los conductos.
  5. Es importante también controlar la temperatura que hay dentro del habitáculo para que los diferentes materiales no se vean deteriorados por el calor excesivo. Esto se puede conseguir, por ejemplo, con el uso de un parasol o cortinillas.